MAMOPLASTIA REDUCTORA

Mamoplastia reductora es un termino médico empleado para describir  un procedimiento quirúrgico mediante el cual se busca reducir el volumen de los senos. La resección del exceso de tejido mamario y piel otorga a los senos un aspecto más proporcional al resto del cuerpo.

Este procedimiento esta indicado en aquellas mujeres que presentan hipertrofia mamaria (senos muy grandes) y aunque puede ser realizada en cualquier edad, es aconsejable esperar que el desenvolvimiento mamario haya sido completado. 

A pesar que la mamoplastia reductora prioriza la reducción del volumen y alivio del peso para la paciente, el resultado estético no es menos importante, por lo tanto es fundamental que la mama mantenga un formato cónico y simétrico, así como un  tamaño que  este en armonía con la contextura de la mujer.

Su duración oscila entre 2.5 – 4 horas dependiendo del tamaño y grado de complejidad, y puede ser realizado con anestesia regional (peridural) o general. La recuperación pos-quirurgica tarda en torno de 2 a 4 semanas, tiempo durante el cual la paciente deberá seguir las orientaciones médicas, deambular  periódicamente, evitar levantar demasiado los brazos, esfuerzo físico excesivo y exposición al sol entre otros. 

Toda intervención quirúrgica presenta un riesgo controlado de complicaciones inherentes al acto anestésico y al procedimiento como tal, sin embargo todas las medidas pertinentes son tomada con el fin de evitar  que estas ocurran. Entre las posibles complicaciones encontramos:  seroma (acumulación de liquido debajo de la piel), hematoma, hipersensibilidad, edema, infección, formación de trombos y problemas de cicatrización. 

«Finalmente recuerde que su salud también depende de usted, siga siempre las instrucciones de su médico y evite realizar actividades que la comprometan como fumar, beber o ingerir cualquier tipo de sustancias alucinógenas»